El vestido de la novia

Antes de encontrar el vestido que llevarás ese día tan especial ya tienes una idea formada de qué es lo que quieres. Después de asistir a algunas bodas como invitada ya sabes lo que te gusta y lo que no, además de lo que crees que te sienta bien y lo que no: aunque esto luego se verá en las pruebas concretas del vestido.

Tanto Internet como las revistas son buenos medios para conocer lo que se lleva en cada temporada y lo que te atrae más. Podrás sacar unas cuantas fotografías de vestidos que más te gustan. También. puedes investigar por amigas y familiares dónde compraron sus vestidos, para hacerte una idea de precios. Lo principal es que vaya con tu estilo y que te encuentres cómoda en él, no metida en un disfraz apretado en el que no te sientes tú misma.

Cómo elegir el vestido de la novia

Cómo elegir el vestido de la novia

Para mujeres altas se llevan más los vestidos estrechos. Para novias con más volumen se aconsejan vestidos con falda al vuelo y pocos adornos. Si la novia es de baja estatura se puede vestir talle bajo sin corte drástico ni hombreras. Para las novias con poco pecho se recomiendan adornos que realcen.

Los vestidos en ceremonias de juzgado suelen ser cortos o largos sencillos. En el Ayuntamiento se utilizan trajes similares a los de las bodas religiosas, pudiendo variar también los colores al gusto de la novia. En las bodas religiosas se suelen llevar vestidos más espectaculares y colores blancos, marfil o crudo, pero igual que los casos anteriores hemos encontrado novias rompedoras con otros colores.

Y el factor más importante: el precio. Un traje a medida se ajustará a lo que queremos exactamente, pero el precio muy posiblemente se disparará. Muchas tiendas de vestidos se especializan en los trajes prêt a porter, que sólo requieren ciertos ajustes a cada novia. A cambio el precio es menor.

Para novias que quieran gastarse aún menos ya hay tiendas de outlet en varias ciudades españolas que ofrecen vestidos de novia de la temporada pasada con descuentos en algunos casos que superan el 50%. Otra opción es alquilar el vestido para ese día, lo que saldrá más barato que las otras opciones.

De todas formas hay incluso opciones más baratas, todo depende de la solemnidad y lujo que se le quiera dar a la ceremonia. En ocasiones un sencillo vestido blanco de algodón puede ser suficiente.

Fotoluna – Fotógrafos de bodas en Málaga y Córdoba