Los días previos a la boda

Lo mejor para estar tranquilos antes de la boda es dejar los preparativos a un lado unos días antes de la boda. Los imprevistos siempre estarán ahí así que es mejor relajarse un poco y hacer alguna actividad. Como me dijo una novia una vez: «No me he peleado con mi pareja tanto como preparando la boda»…. No merece la pena, son momentos para disfrutar y dejar a un lado las posibles diferencias, que muchas veces vienen más por influencia de los padres que por los propios novios.

Para la novia, todo tratamiento de belleza que se haga para la piel o el pelo, incluida la depilación, debe comenzar meses antes de la boda para evitar problemas de alergias o enrojecimientos innecesarios. En una ocasión una novia se había realizado un tratamiento antiarrugas inyectado la semana anterior a la boda que le había producido hematomas en la cara. Pese al maquillaje llegó a la boda todavía con algunas señales. Menos mal que el retoque fotográfico posterior pudo ayudar todavía un poco más a mejorar las fotos de la boda.

Fotoluna Málaga

Fotoluna Málaga

Las uñas deben estar cuidadas tanto en la novia como en el novio ya que muchas fotos de detalles salen con las manos en primer plano. No es cuestión de que sólo la novia se cuide las uñas y las manos y el novio venga como todos los días. La diferencia en las fotos entre ambas manos no dará muy buena imagen.

Conviene también alimentarse bien esos días, para tener un buen aspecto y que la piel también luzca mejor. En caso de broncearse, conviene que sea un tono moreno natural, no exagerado.

El novio también tiene que cuidarse el rostro de cara a la boda. Algunas cremas, eliminar grasa y cuidar el afeitado será fundamental. El pelo se puede cortar unos días antes y hacer alguna prueba de cómo peinarse o si utilizar alguna crema o gomina, para no dejarlo todo para el último día con las prisas. Cierto maquillaje puede ser útil en caso de piel demasiado grasa que produzca brillos con la luz de flash o para las ojeras.

Los novios pueden apuntarse unos meses antes a clases de baile para preparar el «primer baile», aunque también pueden prepararse alguna coreografía o baile personal en casa.

Una semana antes de la boda conviene repasar todos los pasos de la boda, la ceremonia, el protocolo, los invitados, y hablar sobre sentimientos, dudas, temores, esperanzas y alegrías de toda la preparación y de lo que se espera ese día. Dos o tres días antes podéis salir a cenar, relajaros y tomar una velada romántica antes del gran día.

Y el día y noche antes de la boda conviene estar cada uno por su lado terminando los preparativos, sin ponerse en contacto salvo caso necesario. Se pueden dar un paseo por separado, ir a un spa, o relajarse tocando o escuchando música o leyendo un libro. Le añade más emoción al día siguiente, haciéndolo todo más mágico en el días de vuestra boda.

Y la última noche… ¡a dormir bien, que el día siguiente va a ser muy largo!

Fotoluna – Fotógrafos de bodas en Málaga y Córdoba