Archivo por meses: septiembre 2013

La luna de miel

El origen de la expresión “luna de miel” tiene varias versiones. Una de las más conocidas data del siglo XVI, de origen escandinavo, según la cuál os recién casados debían beber hidromiel durante el primer mes tras la boda. Esta bebida preparada con vino y miel se dice que aumenta la fertilidad.

El destino de este viaje dependerá de los gustos y deseos de los novios y del presupuesto: desde playas cercanas o lejanas, viajes culturales, cruceros o safaris fotográficos. Es un viaje único e irrepetible por lo que quizás convenga tomar un destino al que no posiblemente no volveremos en mucho tiempo.

Spinning_Globe

El viaje, como habitualmente, se puede preparar mediante agencia de viajes presencial, a través de una por Internet, o se lo pueden planificar los mismo novios, valorando qué les saldrá más rentable. Sorprendentemente en ocasiones un viaje preparado a través de agencia de viajes suele ser más económico que preparado por los novios, salvo quizás en los meses de verano.

Dentro de Europa París, Italia y las ciudades de Viena-Praga tienen fama de románticas para los novios. Fuera de Europa hay destinos de playa en la Ribera Maya muy recomendables. Para un poco más de exotismo el sudeste asiático. Safaris fotográficos en Kenia. Y vuestros sueños pueden estar en cualquier otra parte de la Tierra… Así que dejadlos volar y si el presupuesto os da lo suficiente o es un regalo familiar, sólo dejaros llevar a ese rincón soñado.

¿Descanso… actividad… o una mezcla de ambos? ¿por nuestra cuenta o en grupo? Vosotros decidís según vuestros gustos, todo es válido si es con lo que os sentís cómodos. Sólo tened en cuenta si necesitáis pasaporte, visado, o vacunas, y llevar el dinero suficiente en efectivo o tarjeta, y si son necesarias divisas sabed de antemano si hay que llevarlas cambiadas o se pueden cambiar más ventajosamente en destino.

Fotoluna – Fotógrafos de bodas en Málaga y Córdoba

Los invitados en las mesas

Una vez que tenéis claro a quién hay que invitar a la boda y de obtener confirmación por su parte, hay que distribuir a los invitados por las mesas. Lo ideal es que sean mesas redondas de 6 a 10 personas.

Se pueden hacer varios grupos de personas dividiendo entre familia, amigos y compañeros de trabajo, buscando afinidades dentro de cada uno de ellos y tratando de separar a aquellas personas que sabemos incompatibles.

repartir invitados por mesas

repartir invitados por mesas

Los novios, padres y padrinos se colocarán en una mesa privilegiada dentro del conjunto, mejor decorada, más iluminada o, en algún caso, más elevada. Los invitados más importantes si situarán en mesas más cerca de los novios.En caso de conflictos en la mesa principal, por ejemplo padres divorciados, se puede optar por situar en esa mesa a algún hermano/a o algunos amigos muy cercanos. Ya dependerá de lo que consideréis que creará un ambiente más armonioso.

En la entrada del banquete deberá figurar una lista con la distribución por mesas, además de un letrero personal en cada sitio para identificarse rápidamente. Podemos poner juntos en mesas a gente que no se conozca pero a ser posible con algún punto en común o al menos habladoras y comunicativas. Las mesas más animadas se pueden alternar con las más serias, para que el buen ambiente se contagie. El espacio entre mesas no debe ser ni grande ni demasiado pequeño que estén los invitados demasiado ajustados.

Fotoluna – Fotógrafos de bodas en Málaga y Córdoba.

La música en vuestra boda

Escoger la música es uno de los momentos más delicados de la preparación de vuestra boda, ya que es la que puede llegar a marcar la diferencia en ese día especial.

Para la ceremonia debemos saber qué margen de libertad tenemos para escogerla, dependerá de la iglesia o del ayuntamiento. Algunos sitios ya la tienen escogida de antemano, otros nos dejan una abanico para elegir, y otros nos dan carta blanca para que suene lo que más nos guste.

Música en la boda

Música en la boda

Los momentos esenciales son: la entrada de la novia (habitualmente una marcha nupcial de Mendelssohn o de Wagner), el beso de los novios y el final de la ceremonia. Si es en iglesia también hay muchos momentos a tener en cuenta con piezas como el Aleluya de Mozart, el Ave María de Schubert o el Canon de Pachelbel.

Para interpretarlo lo mejor es la música en directo: un cuarteto, o un organista, o bien un coro de tipo clásico, gospel o rociero. Si no hay presupuesto para contratar a nadie siempre se puede utilizar música en CD o mp3 a cargo de alguien que lo controle en todo momento y en sincronía con el oficiante de la ceremonia.

Después vendría la música del cóctel de bienvenida, que debe ser tranquila y a un tono bajo para permitir la conversación entre los invitados. Esta música puede ser tocada por un cuarteto y quinteto cámara o también reproducirse directamente desde un equipo de música. A la entrada de los novios tomará especialmente relevancia la música, subiendo de tono con alguna pieza específicamente escogidos.

Durante la comida se vuelve a tonos bajos y música melódica de cuerda o saxofón. Luego vendría otra música especial para el corte de la tarta para crear otro momento romántico especial.

El primer baile vuelve a cobrar protagonismo con una pieza especial de los novios. A ser posible deben ensayar antes qué tipo de baile quieren hacer y dejar poco a la improvisación. Podéis haber aprendido a bailar tango juntos y en este momento podéis luciros ante todos los invitados. O podéis montar una coreografía propia con una canción significativa para vosotros. El clásico Vals también viste mucho, pero no dejéis de practicar antes si escogéis esta opción. Después entraría el padrino a bailar con la novia y la madrina con el novio, y a continuación el resto de invitados se van sumando al baile.

En el momento de la fiesta se puede optar por música en directo o por alguien que la pinche, ambas opciones son válidas. Lo importante es hacer una buena selección de la música que más os gusta bailable y añadir otras que puedan gustar a gente de todas las edades para divertirse bailando. Aunque vuestros gustos musicales pesen mucho en la elección de la música hay que tener en cuenta que el éxito del baile llega cuando todos se lanzan la pista.

Fotoluna – Fotógrafos de bodas en Málaga y Córdoba

La boda civil

Desde hace ya algunos año la boda civil ha pasado de ser una rareza a ser algo común frente a la boda religiosa. Aunque inicialmente eran más bien sobrias, han ido cambiando acercándose en características y desarrollo a las religiosas, especialmente en los ayuntamientos si disponen de algún salón más lujoso para estos actos. En el juzgado, en cambio, todo es más frío y en ocasiones se lleva la unión matrimonial en un frío despacho, por lo que se recomiendan más las uniones en el Ayuntamiento salvo que para los novios sea sólo un mero trámite de firmar un papel. Para casarse en un consistorio que no es el vuestro deberéis realizar más papeleo con ambas localidades y pagar unas tasas mayores.

Boda civil 1

Boda civil 1

En cuanto a los trámites para casarse, es necesario abrir el proceso en el Registro Civil donde se presentará una solicitud de matrimonio, fotocopias del dni, la declaración de estado civil de los novios, las partidas de nacimiento expedidas por el propio registro y los certificados de empadronamiento expedidos por el ayuntamiento.

Cuando se celebra la boda en el juzgado, sólo tienen que personarse los novios con dos testigos con su dni cada uno en regla el día que sean citados para firmar.

En caso de celebrarse en el ayuntamiento el Registro Civil remitirá la documentación y autorización al primero, o serán los propios novios los que la lleven al secretario. Entonces podrán elegir el día y la hora, según los consitorios en intervalos de media hora o de una  hora, con unas tasas que pueden variar alrededor de los 250€.

Algunos ayuntamientos prevén también el poder enviar un concejal a otra localización a oficiar la boda, como un castillo o un jardín botánico. Este servicio lleva unas tasas adicionales.

Dentro de la ceremonia los consistorios pueden mostrar cierta flexibilidad para incluir música, lectura de textos y cómo se desarrollará la ceremonia en general. Aclaradlo antes de la misma para evitar sobresaltos de última hora.

Boda civil 2

Boda civil 2

El desarrollo es similar a la boda eclesiástica. Se avisa de que ya pueden entrar los invitados, luego entraría el novio con la madrina y la novia con el padrino al son de la música. A continuación entra el alcalde o concejal y se inicia el acto. Se puede leer algún texto escogido por alguno de los presentes.

El oficiante después procede a la lectura de los tres artículos del Código Civil español sobre el matrimonio y formulará unas preguntas a los novios:

– ¿venís a contraer matrimonio sin ser coaccionados, libre y voluntariamente?

– ¿estáis decididos a amaros y respetaros mutuamente, durante toda la vida?

– así pues, ya que queréis contraer matrimonio, unid vuestras manos y manifestad vuestro consentimiento.

Después preguntará a cada uno de los novios:

– ¿Quieres y aceptas contraer matrimonio con …, aquí presente junto a ti , de acuerdo con la legalidad vigente?

– Yo, … te recibo a ti, …. como esposo/a y (me entrego a ti) y prometo amarte, respetarte, y serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, todos los días de mi vida.

Ramo de la novia

Ramo de la novia

A partir de este momento se produciría el intercambio de alianzas y, en su caso, de las arras. Tal como en la iglesia se pueden pronunciar estas palabras: “Recibe esta alianza, en señal de mi amor y fidelidad a ti”. En ese momento el oficiante declara el matrimonio unido. Se pueden añadir unas palabras por cualquiera de los presentes, algún texto, y despedida fin

al con la enhorabuena por parte del alcalde o concejal.

Finalmente se firma el acta y se abandona la sala del Ayuntamiento con la música elegida. En cuanto a la música al principio, al final y durante la ceremonia civil, hay algunos que las tienen elegidas de antemano y otros donde es posible darle un toque más personal.

Las salas del ayuntamiento ya suelen tener su propia decoración floral y de otros adornos, que en algunos casos se puede personalizar más. A la salida suelen dejar un lugar más apartado para tirar arroz, pétalos o confeti.

Sobre la vestimenta, no hay una norma específica para el consistorio ni en el color ni en el tipo de vestuario. Desde el clásico vestido blanco para la novia a un vestido corto elegante o de traje y chaqueta. Con el novio pasa lo mismo. En el caso del juzgado se llevan más los vestidos coloridos cortos con o sin chaqueta.

Fotoluna – Fotografía de bodas en Málaga y Andalucía.