Archivo por meses: octubre 2013

El menú de la boda

El banquete es, para algunos invitados, el recuerdo más importante de una boda. Irse a casa con la tripa llena de buena comida lo agradecen mucho. Habrá otros invitados, por supuesto, que den mucha menos importancia a la comida y se queden con otros detalles como la ceremonia, o el primer baile, o lo bien que se lo pasaron en la fiesta posterior.

La tarta de la boda

La tarta de la boda

En cualquier caso el menú habrá que cuidarlo. Para la comida mejor platos más contundentes y para la cena algo más ligeros. También es importante decidir si hay cóctel inicial: algunos son tan abundantes que muchos invitados quedan ya casi satisfechos a esa altura del banquete.

Habrá que tener en cuenta también si hay algún invitado vegetariano o que, por ejemplo, no pueda comer carne de cerdo, o que sean alérgicos al marisco.

En la mayoría de menús hay una mezcla de marisco, carne y pescado, en ocasiones excesiva esta mezcla para el estómago de los invitados y se termina dejando la mitad. Quizás sería mejor concentrar la comida en un gran plato de carne o de pescado en vez de dos platos diferentes, pero es cuestión de gustos y de que al final, a ser posible, no se tire demasiada comida. Como anécdota unos novios sirvieron una comida más ligera en su menú, y después donaron 30€ por persona asistente a la boda a una ong de ayuda al tercer mundo; quizás no todos los invitados valoraron la decisión pero seguro que fue muy recordada y no se tiró tanta comida como en otras bodas.

La tarta nupcial es otro clásico en los banquetes. Es importante que tenga buen sabor y no sea pesada. El chocolate es muy utilizado y se puede combinar con alguna fruta para suavizar el dulce. En ocasiones se sirve con helado y después con café, té o infusión.

Como bebida: vino tinto, blanco o rosado y el cava final, así como agua y zumos o refrescos.

Cada restaurante tiene de todas formas sus especialidades y sus recomendaciones a los novios. Aparte de lo bonito que sea el lugar de celebración contará también la calidad del menú y la variedad de ofertas y presupuestos que tengan. Siempre se suele hacer una prueba de los platos que servirán el día de la boda, aunque obviamente cocinar para dos o cuatro personas no es lo mismo que hacerlo para doscientas o trescientas.

Fotoluna – Fotografía de bodas en Málaga y Andalucía.

Los regímenes económicos del matrimonio

Aparte de lo bonito y romántico de la celebración del matrimonio hay que tener en cuenta que se trata de un contrato jurídico entre dos personas, lo que implica derechos y obligaciones. Aunque pensemos que el amor será eterno, que en muchos casos es así, no viene mal tener en cuenta lo que se llaman “capitulaciones matrimoniales”.

Regímenes matrimoniales

Regímenes matrimoniales

En principio el Código Civil permite pactar los acuerdos necesarios entre las dos partes, siempre con el principio de igualdad que dicta la Constitución. Serán firmados ante notario mediante escritura pública.

Si no se firma nada se da por hecho que se toma el régimen de gananciales, con excepción de  Cataluña y Baleares donde por defecto se toma el régimen de separación de bienes.

Según el primer régimen, gananciales, todos los ingresos pertenecen a ambos cónyuges desde el mismo momento del matrimonio. Los bienes que posean antes de la boda sí son de cada uno, no serían compartidos, así como herencias, donaciones, ropa y objetos personales, indemnizaciones y la propiedad intelectual.

En el régimen de separación de bienes se mantienen separados los patrimonios de cada uno durante el matrimonio. Los gastos del hogar deben de ser sostenidos por ambos. Si una de las partes no tiene ingresos económicos  y se dedica a labores domésticas, la otra parte debe compensarla.

Existe un tercer régimen, llamado de participación, mezcla de los dos anteriores.Durante la duración del matrimonio regiría el régimen de separación, para que los asuntos y negocios de una de las partes no afecten a la otra. Pero en caso de producirse la disolución del matrimonio se llevaría a cabo la liquidación económico aplicando el régimen de gananciales.

Fotoluna – Fotografía de bodas en Málaga y Andalucía.

Las invitaciones de boda

Según están las comunicaciones hoy día, las invitaciones a la boda pueden salir totalmente gratuitas: se pueden utilizar desde postales virtuales, el correo electrónico, crear una página web específica para vuestra boda, o una página de Facebook sobre el enlace, o llegando al límite de lo económico utilizar las tarifas planas telefónicas actuales para llamar por teléfono, enviar sms e incluso mensajes por whatsapp o Line.

Aún así no debería faltar la invitación física, al menos para los miembros más tradicionales de familia y sin acceso a las nuevas tecnologías, que les servirá como recordatorio para saber cuándo y dónde es la boda, acompañado si es necesario con plano para llegar a los diferentes puntos.

invitaciones de boda

invitaciones de boda

La invitación lleva el nombre y apellidos de los novios, el de los padres por tradición, el lugar del enlace con fecha y hora y la dirección del banquete con su hora. Se ponen también los teléfonos o e-mails de confirmación y fecha tope para comunicar la asistencia.

También se puede aprovechar la invitación para comunicar otros detalles sobre, por ejemplo, la vestimenta a utilizar, la puntualidad, los regalos, si no de puede lanzar arroz, o que comuniquen si son vegetarianos o tienen otra peculiaridad alimenticia, o si necesitan alojamiento.

Podemos llevar luego la lista de invitados en un cuaderno o en una hoja de cálculo para ir confirmando a unos y borrando a otros. Cuando llegue la fecha tope que hemos puesto para confirmar deberemos llamar a aquellos que aún no han avisado. Aún con la lista de invitados cerrada siempre puede haber alguna incorporación o baja de última hora, que lo tengáis en cuenta.

Para hacer la invitación se la podemos encargar a un negocio especializado en ello, tanto físico como por Internet, o bien crearla nosotros mismos. Si la boda es elegante y sobria, la invitación deberá ser igual. Si la boda es más informal y colorida, la invitación irá en consonancia. Es la primera presentación de lo que será vuestra boda y por ello se puede buscar cierta originalidad que ya deje huella desde el principio: también se puede enviar una invitación más clásica a los invitados más conservadores y una más original, graciosa y simpática a los más abiertos y modernos, aunque ello lleve trabajo doble.

Si podemos pagar un diseño exclusivo para nuestra boda, o tenemos un amigo que sea diseñador, puede ser una tarjeta de presentación excepcional.

Unos días antes de la boda también nos podemos aprovechas de las nuevas tecnologías para enviar un recordatorio de última hora sobre la hora, lugar y detalles de la boda, que nunca estará de más.

Fotoluna – Fotografía de bodas en Málaga y Andalucía.

Los papeles necesarios para el matrimonio

Los trámites burocráticos para casarse pueden ser un poco cansados, según con quién os topéis, por lo que la paciencia será un buen arma.

Para las bodas civiles serán necesarios los certificados de nacimiento del Registro Civil, el certificado de residencia del Ayuntamiento y la declaración jurada de estado civil. En caso de que uno de los novios haya estado casado previamente también será necesario un certificado de la última unión matrimonial y de su correspondiente divorcio o defunción del cónyuge.

Burocracia matrimonial

Burocracia matrimonial

En el caso de que el cónyuge sea extranjero habrá que pedir certificados a la embajada, uno de inscripción consular y otro de capacitación matrimonial.

Para bodas católicas es necesaria la partida de bautismo, el dni, y certificado de estado civil. En caso de que se hayan casado antes por lo civil, el libro de familia. Para personas casadas anterioremente el certificado de anulación matrimonial eclesiástica o de fallecimiento del cónyuge en su caso. En caso de boda con relación familiar de sangre, por ejemplo primos hermanos, dispensa papal. En algunos casos se exige también haber realizado la comunión y la confirmación, así como llevar a cabo un cursillo prematrimonial, que en algunos casos puede aportar mucho y en otros nada, según lo planteen.

Finalmente, antes de la boda, la parroquia publica las “amonestaciones”, que tradicionalmente consiste en anunciar quién se va a casar y cuándo por si alguien tiene alegaciones en contra.

Para bodas que se realizan simultáneamente por lo civil y la iglesia el mismo día, la parroquia se encarga en algunos casos de todos los trámites civiles posteriores. Consultadlo con el párroco.

Las bodas realizadas en el extranjero suelen tener más trámites, aparte de que luego los papeles irían al registro civil central y pueden tardar un año y medio en darle validez al matrimonio.

Fotoluna – Fotografía de bodas en Málaga y Andalucía.