Archivo de la etiqueta: Iglesia

La entrada en la Iglesia

El novio debe llegar a la iglesia antes que la novia, al menos diez minutos antes acompañado de la madrina y saludar a los invitados que van llegando. La novia puede llegar cinco minutos después del novio para poder comenzar puntuales la ceremonia.

Para entrar en la iglesia el novio puede estar esperando con la madrina en el altar y espera a la comitiva de damas de pajes, damas de honor y novia con padrino. O bien entran todos en comitiva en la iglesia. En ambos casos el resto de familiares e invitados suelen estar ya en sus sitios, con excepción de la segunda entrada, que se puedo optar porque entren justo detrás de los novios y se sienten después en sus bancos.

Entrada de boda en iglesia

Entrada de boda en iglesia

Una vez en el altar la novia suele situarse a la izquierda del novio, ambos de espaldas a los invitados y de cara al altar. El padrino al lado del novio, la madrina al lado de la novia.

Colocación frente al altar

Colocación frente al altar

Siguiendo este orden también se pueden situar los invitados de la novia a la izquierda del altar y los del novio en los bancos de la derecha. Otra opción más cómoda para los novios es estar en un lateral del altar para que desde allí también puedan ver a los invitados y participar más profundamente con ellos en la ceremonia.

Fotoluna – Fotógrafos de bodas en Málaga, Córdoba, Granada y Madrid

La ceremonia católica

Sobre la ceremonia religiosa católica, muchos podéis estar familiarizados con las misma, pero para los que no lo estéis tanto vamos a hacer un repaso.

El sacerdote es el que comienza la ceremonia. Si los novios son comunicativos pueden también al principio dirigir unas palabras a los invitados pero no es algo obligatorio.

Fotoluna Málaga

Fotoluna Málaga

Después vendría la liturgia a partir de ciertas lecturas que suelen ser comunes en las bodas. Los novios habrán elegido al menos a tres personas para leer la primera lectura, el salmo y la segunda lectura.

Estos son los textos bíblicos más comunes para bodas. En ocasiones se puede admitir algún texto no bíblico que hable del amor, o uno de los novios, familiares o amigos puede añadir otro texto diferente para darle originalidad a la ceremonia.

Luego vendría la homilía del sacerdote, que sería ideal que conociera ya a los novios personalmente de antes, para hacerla más cercana y emotiva. Y a continuación empezaría el rito en sí del matrimonio.

Éste rito llevaría una monición sobre la libre voluntad de los novios para casarse ante Dios y los todos los presentes. Luego viene el Escrutinio con preguntas sobre la decisión de los novios de contraer matrimonio de forma libre, sobre la fidelidad y las obligaciones matrimoniales. Y posteriormente el consentimiento, que puede hacerse de forma corta con el “sí, quiero” o de formas más larga como sigue:

Novio:

Yo (nombre del novio), te acepto a ti, (nombre de la novia), como mi legítima esposa y prometo serte fiel  en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, y amarte y respetarte todos los días de mi vida.

Novia:

Yo (nombre de la novia), te acepto a ti, (nombre del novio), como mi legítimo esposo y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, y amarte y respetarte todos los días de mi vida.

Después del consentimiento viene la bendición de los anillos con la frase “(nombre) recibe esta alianza en señal de mi amor y fidelidad a ti”, y las arras con su frase correspondiente “(nombre) recibe estas arras en señal de los bienes que vamos a compartir”. Los anillos y las arras suelen llevarlos los pajes, habitualmente niños, o en su caso el padrino.

Reportaje fotográfico de boda Andalucía

Tras este momento el sacerdote bendice el matrimonio y se procede al “podéis besaros”. Clásicamente éste era el momento de levantar el velo a la novia, aunque en la tradición moderna se suele levantar al llegar al altar la novia.

Reportajes de boda en Málaga

Continúa la celebración con la Eucaristía y la paz, las bendiciones y oraciones de algunos invitados que hayan elegido los novio, y la comunión: pan y vino, primero los novios, luego los padrinos y para terminar el resto de invitados.

Para terminar el sacerdote realiza la bendición final y los novios y testigos firman el acta matrimonial. Tanto al final como en cualquier momento de la celebración los novios pueden intervenir con algunas palabras de agradecimiento o emoción.

Durante toda la ceremonia, si hay fotógrafo o vídeo debe de permanecer en segundo plano realizando las fotos sin molestar. Los protagonistas son los novios, no las cámaras.

Para la salida lo habitual es que los invitados esperen fuera a los novios cargados con arroz, pétalos u otra sorpresa. Aclarad antes con el sacerdote si se permite lanzar arroz en la puerta de la iglesia y comunicádselo a los invitados para evitar un malentendido.

Fotoluna – Fotógrafos de bodas en Málaga, Madrid y Córdoba