Archivo de la etiqueta: Invitados

Los invitados en las mesas

Una vez que tenéis claro a quién hay que invitar a la boda y de obtener confirmación por su parte, hay que distribuir a los invitados por las mesas. Lo ideal es que sean mesas redondas de 6 a 10 personas.

Se pueden hacer varios grupos de personas dividiendo entre familia, amigos y compañeros de trabajo, buscando afinidades dentro de cada uno de ellos y tratando de separar a aquellas personas que sabemos incompatibles.

repartir invitados por mesas

repartir invitados por mesas

Los novios, padres y padrinos se colocarán en una mesa privilegiada dentro del conjunto, mejor decorada, más iluminada o, en algún caso, más elevada. Los invitados más importantes si situarán en mesas más cerca de los novios.En caso de conflictos en la mesa principal, por ejemplo padres divorciados, se puede optar por situar en esa mesa a algún hermano/a o algunos amigos muy cercanos. Ya dependerá de lo que consideréis que creará un ambiente más armonioso.

En la entrada del banquete deberá figurar una lista con la distribución por mesas, además de un letrero personal en cada sitio para identificarse rápidamente. Podemos poner juntos en mesas a gente que no se conozca pero a ser posible con algún punto en común o al menos habladoras y comunicativas. Las mesas más animadas se pueden alternar con las más serias, para que el buen ambiente se contagie. El espacio entre mesas no debe ser ni grande ni demasiado pequeño que estén los invitados demasiado ajustados.

Fotoluna – Fotógrafos de bodas en Málaga y Córdoba.

Los regalos de boda

Hoy en día casi todos los novios tienen ya su casa montada. Algunos ya viven juntos desde hace tiempo y otros la montan antes de casarse. La costumbre de hace años eran las listas de regalos de bodas con el objetivo de amueblar la casa con todo lo necesario para irse a vivir. En ocasiones se utilizaban grandes centros comerciales de forma que los regalos no necesarios se convertían en dinero para utilizar en ese establecimiento. El inconveniente era que los novios se quedaban atados a comprar todo en dicho establecimiento.

Regalos a los novios

Regalos a los novios

Actualmente casi todo el mundo regala dinero, en ocasiones acompañado de algún otro regalo material no monetario. Con ello se salva el problema de qué regalar por parte de los invitados y el “qué hago con esto que me han regalado y que no nos gusta nada”, de la pareja que se casa. Para evitar los incómodos sobres con dinero se puede poner una cuenta bancaria donde ingresar el dinero, así se evita que se pierda algo por el camino.

Si aún así se quiere hacer una lista de bodas la opción del establecimiento único sigue siendo la más recomendada. Se establece una amplia lista con numerosos regalos de varios precios. Una vez completados los regalos que realmente se quieren y necesitan, se pueden poner otros menos necesarios. Tras la boda os podéis quedar con los que realmente necesitéis en ese momento y el resto se pueden “convertir” en dinero acumulado para gastar posteriormente en artículos de regalo o en la luna de miel.

Hay otros regalos que se suelen incluir como la fotografía o el vídeo de la boda, o el maquillaje o peinado de la boda, o el viaje de novios tras la celebración del matrimonio.

Fotoluna – Fotografía de bodas en Málaga y Andalucía.

La lista de invitados a nuestra boda

A la hora de escoger el lugar del banquete deberemos hacerlo según el número de invitados que vayamos a tener, no vaya a ser que escojamos un lugar que es luego demasiado pequeño para acogerlos a todos.

Por un lado está la familia, que dependerá lo cerca o lejos que vivan del lugar de celebración de la boda. Si os casáis muy lejos van a ir sólo los que realmente quieran hacerlo, el resto buscarán la excusa de la lejanía para no ir. Lo mismo pasará con los “compromisos”. Tanto en la familia como en los estos últimos los padres de los novios tienen mucho que decir.

Los invitados en la boda

Los invitados en la boda

Luego están los amigos de los novios. Estos están claros cuáles son y cuáles irán o no a la boda.

Luego los compañeros de trabajo. No hay obligación ninguna de invitarlos, y si se hace, suelen ser los más cercanos del departamento, jefes incluidos sólo si hay buena relación. En ocasiones se opta por  invitar a todo el departamento entero, dejando claro que no tienen que ir por obligación. Al final aquellos con los que mejor os lleváis irán casi seguro y con los que no tenéis relación no aparecerán. Se hace una especie de “selección natural”.

Una vez hablado con los padres y hecha la lista previa de posibles invitados tenéis que saber que entre un 20%-25% se suelen caer de la lista definitiva. Luego conviene pasar el listado a una hoja excel, hacer las invitaciones y esperar la confirmación de asistencia.

Una vez borrados los que no asistirán podéis empezar a jugar con la distribución por mesas desde la misma hoja de cálculo: algunas mesas va a ser fáciles formar. Aquí hay que tener en cuenta quién se lleva bien con quién y quiénes no se pueden ver. El restaurante os dirá la colocación de las mesas y el número de comensales por cada una y ya podéis empezar a montar el reparto final.

Si los invitados se van a quedar en el mismo hotel de la boda hay que dejar claro si vais a pagar o no vosotros por el alojamiento: o a algunos más cercanos, o a todos, o a nadie.

Fotoluna – Fotógrafos de bodas en Málaga y Córdoba