Archivo de la etiqueta: Restaurante

El menú de la boda

El banquete es, para algunos invitados, el recuerdo más importante de una boda. Irse a casa con la tripa llena de buena comida lo agradecen mucho. Habrá otros invitados, por supuesto, que den mucha menos importancia a la comida y se queden con otros detalles como la ceremonia, o el primer baile, o lo bien que se lo pasaron en la fiesta posterior.

La tarta de la boda

La tarta de la boda

En cualquier caso el menú habrá que cuidarlo. Para la comida mejor platos más contundentes y para la cena algo más ligeros. También es importante decidir si hay cóctel inicial: algunos son tan abundantes que muchos invitados quedan ya casi satisfechos a esa altura del banquete.

Habrá que tener en cuenta también si hay algún invitado vegetariano o que, por ejemplo, no pueda comer carne de cerdo, o que sean alérgicos al marisco.

En la mayoría de menús hay una mezcla de marisco, carne y pescado, en ocasiones excesiva esta mezcla para el estómago de los invitados y se termina dejando la mitad. Quizás sería mejor concentrar la comida en un gran plato de carne o de pescado en vez de dos platos diferentes, pero es cuestión de gustos y de que al final, a ser posible, no se tire demasiada comida. Como anécdota unos novios sirvieron una comida más ligera en su menú, y después donaron 30€ por persona asistente a la boda a una ong de ayuda al tercer mundo; quizás no todos los invitados valoraron la decisión pero seguro que fue muy recordada y no se tiró tanta comida como en otras bodas.

La tarta nupcial es otro clásico en los banquetes. Es importante que tenga buen sabor y no sea pesada. El chocolate es muy utilizado y se puede combinar con alguna fruta para suavizar el dulce. En ocasiones se sirve con helado y después con café, té o infusión.

Como bebida: vino tinto, blanco o rosado y el cava final, así como agua y zumos o refrescos.

Cada restaurante tiene de todas formas sus especialidades y sus recomendaciones a los novios. Aparte de lo bonito que sea el lugar de celebración contará también la calidad del menú y la variedad de ofertas y presupuestos que tengan. Siempre se suele hacer una prueba de los platos que servirán el día de la boda, aunque obviamente cocinar para dos o cuatro personas no es lo mismo que hacerlo para doscientas o trescientas.

Fotoluna – Fotografía de bodas en Málaga y Andalucía.

Los invitados en las mesas

Una vez que tenéis claro a quién hay que invitar a la boda y de obtener confirmación por su parte, hay que distribuir a los invitados por las mesas. Lo ideal es que sean mesas redondas de 6 a 10 personas.

Se pueden hacer varios grupos de personas dividiendo entre familia, amigos y compañeros de trabajo, buscando afinidades dentro de cada uno de ellos y tratando de separar a aquellas personas que sabemos incompatibles.

repartir invitados por mesas

repartir invitados por mesas

Los novios, padres y padrinos se colocarán en una mesa privilegiada dentro del conjunto, mejor decorada, más iluminada o, en algún caso, más elevada. Los invitados más importantes si situarán en mesas más cerca de los novios.En caso de conflictos en la mesa principal, por ejemplo padres divorciados, se puede optar por situar en esa mesa a algún hermano/a o algunos amigos muy cercanos. Ya dependerá de lo que consideréis que creará un ambiente más armonioso.

En la entrada del banquete deberá figurar una lista con la distribución por mesas, además de un letrero personal en cada sitio para identificarse rápidamente. Podemos poner juntos en mesas a gente que no se conozca pero a ser posible con algún punto en común o al menos habladoras y comunicativas. Las mesas más animadas se pueden alternar con las más serias, para que el buen ambiente se contagie. El espacio entre mesas no debe ser ni grande ni demasiado pequeño que estén los invitados demasiado ajustados.

Fotoluna – Fotógrafos de bodas en Málaga y Córdoba.

El lugar del banquete

El restaurante es el lugar donde se pasa la mayor parte del tiempo de la boda y de su elección dependerá el buen recuerdo que se lleven la mayoría de los invitados. En ocasiones la celebración del matrimonio en sí dura 15 minutos, máximo una hora. La del banquete dura varias horas y ha quitado el protagonismo a la primera. Si queremos invertir un poco dicho protagonismo deberemos darle a la ceremonia religiosa o civil más originalidad, dinamismo y situaciones fuera de lo común: para ello los novios deben ser parte activa de la misma.

Lugar del banquete 1

Lugar del banquete 1

Pere yendo al banquete, que es el tema principal de esta entrada. Debe ser un espacio adecuado a la cantidad de invitados que vamos a tener. Ni muy pequeño, pues estarían muy pegados, ni muy grande, pues produciría una sensación de vacío.

Deberemos elegir previamente los platos que servirán y probarlos. Eso sí, no es lo mismo cocinar platos para un reducido grupo de novios con los padres y para un grupo más numeroso desde 80 hasta 500 personas.

También podemos elegir el salón de un hotel, lo que facilita después la pernoctación de los invitados. Hay que cerciorarse de que la calidad del hotel y la de su cocina están al nivel que queremos para la ocasión. Puede realizarse una comida o cena con todos los invitados sentados alrededor de las mesas, o organizar un cóctel-cena donde todos estarán de pie comiendo los diferentes platos que van sacando de cocina. Es una buena opción para bodas pequeñas donde queremos que todos se conozcan e interactúen; es más económica y al final los invitados terminan igual de llenos que en las otros banquete “de comer sentado” y el recuerdo es más original.

Los llamados “Salones de bodas” sólo ofrecen servicios a las mismas, con lo que están especializados con todos los servicios que necesitáis. Comparad precios y calidad entre varios establecimientos.

Lugar del banquete 2

Lugar del banquete 2

La red de paradores suele ofrecer entornos maravillosos para el día de vuestra boda, pero en ocasiones suelen estar lejos y ofrecer precios superiores a la media.

La opción de Catering permite elegir dónde vamos a celebrar la comida, en un sitio alquilado o en la finca de algún familiar, y por otro la comida que servirán. Se puede realizar al aire libre mediante el montaje de carpas o bajo techo. De todas la opciones anteriores suele ser la más cara si va acompañada de un servicio exquisito.

La última opción, y la más económica, es la de organizar una comida campestre en la fina de algún familiar con comida fría preparada de antemano y caliente preparada sobre la marcha por algunos amigos o familiares. Suele ser ideal para grupos pequeños que se conozcan bien y bodas informales donde lo importante es moverse, hablar y bailar con los invitados.

Fotoluna – Fotografía de bodas en Málaga y Andalucía.